CONFLICTO EN MALÍ: RIESGO DE QUE FALTEN ALIMENTOS MUY PRONTO

El norte del país podría quedarse muy pronto desbastecido de alimentos y dinero.

La prioridad es el restablecimiento del acceso a la atención sanitaria, incluyendo el tratamiento de la desnutrición de las personas que sufren de esta enfermedad, viene a sumarse la preocupación por la interrupción o cierre de las rutas comerciales de suministro de alimentos del norte de Malí. Con el cierre de la frontera con Argelia y los enfrentamientos en el eje Bamako-Gao, los comerciantes y transportistas apenas pueden acceder al norte de Malí. Normalmente, la ciudad de Gao se suministra de alimentos desde Argelia. Además, la destrucción de las reservas de combustible en la ciudad de Gao está provocando importantes restricciones en la circulación de mercancías.

Los problemas de pobreza en Malí son profundos y estructurales. Ocupa el puesto 175 de 182 países según el Índice de Desarrollo Humano: el 64% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza. Las dificultades a las que se enfrenta el país comenzaron mucho antes de la actual crisis, una situación que ha venido a agravarse por los efectos combinados de la crisis alimentaria en el Sahel en 2012 y la crisis política que viene sufriendo el país en los últimos meses. En tiempos de “normalidad”, el 10,4% de los niños menores de cinco años padecen desnutrición aguda, una cifra por encima de los umbrales de alerta establecidos por la Organización Mundial de la Salud: la desnutrición es la segunda causa principal de mortalidad infantil.

X