EL RECORTE DE LA AYUDA AL DESARROLLO PODRÍA SUPONER UNA CATÁSTROFE PARA LAS PERSONAS DE LOS PAÍSES POBRES

El control de los paraísos fiscales y la implantación de una tasa a las transacciones financieras  pueden aliviar la pobreza y no suponer un esfuerzo a los Estados España mantiene su esfuerzo en desarrollo, pero corre el riesgo de desvirtuar su ayuda debido a la crisis

Desde el comienzo de la crisis global, el comercio internacional ha caído un 10%, la inversión extranjera directa se redujo en torno a un 40% y las remesas enviadas por los emigrantes a sus países de origen se contrajeron un 10%. Con este panorama, un recorte en los niveles de Ayuda al Desarrollo podría suponer una catástrofe para la vida de millones de personas en los países más pobres. Pero según las estimaciones de la OCDE, en 2010 los países donantes se quedarán unos 21.000 millones de dólares por debajo de la ayuda prometida.

Leer articulo completo

X