“Hemos trabajado más que nunca”: la pandemia suma complejidad a los cooperantes cántabros

Fuente: El Faradio

10/09/2020 – OSCAR ALLENDE

Cooperantes cántabros relatan en una conversación por Skype las dificultades que la pandemia y el confinamiento han sumado al ya difícil trabajo que realizan sobre el terreno.

En el mundo de la cooperación están acostumbrados a moverse entre dificultades. A sumar a la distancia de casa y la atención a necesidades crecientes problemas como la preocupación por los fondos o el papel de la burocracia o la necesidad del conocimiento del terreno, en todos los sentidos. A lidiar con la escasez, de recursos o de derechos.

A todo esto le han sumado la pandemia, un fenómeno global al que las situaciones de pobreza, falta de recursos sanitarios o el hacimiento le viene muy bien para incrementar su peso.

Es decir, a todo su trabajo se ha sumado un incremento de las situaciones de pobreza y necesidad, las difíciles condiciones del confinamiento en determinados lugares o las tardías reacciones en otros, tal y como compartían este martes, desde la distancia, varios cooperantes que trabajan en proyectos apoyados por el Gobierno de Cantabria (Dirección General de Cooperación al Desarrollo), dentro de la celebración de su día.

PALESTINA, CONFINAMIENTO SOBRE EL CONFINAMIENTO

Uno de los casos más duros se vive en Palestina, donde el trabajo de las ONGDs ya era difícil de por sí por todo lo que implica la situación de bloqueo desde Israel.

Es decír, Palestina es “un lugar confinado en sí mismo”, una “prisión”, como la definió Amalia, de Asamblea de Cooperación por la Paz, miembro de la Coordinadora Cántabra de ONGDs, desde el terreno.

“Se trata de una situación muy vulnerada. Palestina es una prisión, es un lugar confinado en sí mismo con sus bloqueos de aislamiento desde hace décadas”, remarcaba, incidiendo en que allí han vivido restricciones e incautaciones al material sanitario.

Si bien en marzo allí registraron pocos casos, en junio comenzó un crecimiento exponencial. Y durante estos meses han vivido dos confinamientos de tres meses, además de confinamientos de fines de semana, toques de queda, o el cierre de ciudades y provincias enteras, con restricciones que han afectado a la vida diaria y también al trabajo de las organizaciones humanitarias.

En Gaza, por ejemplo, se están superando los 1.100 casos diarios (por hacernos una idea, en Cantabria en esta segunda olea hay días de picos de cien), con sus consecuencias en el incremento del desempleo, en especial de mujeres y jóvenes.

En consecuencia, han trabajado “más que nunca”, al tener que adaptarse para desarrollar sus proyectos, centrados o en el abastecimiento de agua o en el apoyo a las mujeres, en alianza con organizaciones locales.

ÁFRICA, LA PANDEMIA DEL HAMBRE

Desde África, Carlos, de ADANE (Amigos para el Desarrollo del África Negra, miembro de la Coordinadora Cántabra de ONGDs) describía el proyecto que han lanzado para la creación de cooperativas de leche comunitaria, en una iniciativa muy dirigida a las mujeres, que “son las cabezas principales de la familia” y que de esta forma consiguen generar ingresos.

En total, hay 112 personas trabajando en el proyecto, entre jóvenes y mujeres. Los primeros se encargan de la distribución y recolección de la leche, mientras que las mujeres se centran en la elaboración de queso y yogur las mujeres.

NICARAGUA, DE LA CRISIS AMBIENTAL A LA POLÍTICA

A MPDL (Movimiento por la Paz, miembro de la Coordinadora Cántabra de ONGDs) la crisis les ha pillado participando por primera vez en un proyecto en Nicaragua, en una acción que promueve la cultura de paz en el país y también el empoderamiento de mujeres campesinas .

Daniel Chillón enumeraba como Nicaragua suma crisis, a cuál más grave: desde la violencia contra las mujeres a la crisis ambiental, sin olvidar una crisis política que supone que “hay una cultura de la violencia instaurada en el país” desde los años 80.

Su trabajo, de hecho, se centra en la resolución pacífica de esos conflictos, desde el ámbito familiar en adelante, creando una cultura de paz que permita resolver las diferencias mediante acuerdos y mejorando el papel de las mujeres en sus comunidades.

X