LAS ONGD DE CANTABRIA MUESTRAN SU RECHAZO ANTE EL ANUNCIO DE LA MINISTRA DE SANIDAD DE DERIVAR A LOS INMIGRANTES EN SITUACIÓN IRREGULAR A LA BENEFICENCIA

SANTANDER,10 de mayo de 2012.-Las ONGD de Cantabria se han enterado por las declaraciones de laministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, de que las comunidades autónomas tienen previsto formalizar convenios con las organizaciones que trabajan con inmigrantes en situación irregular, para que puedan recibir asistencia médica en Atención Primaria. Este colectivo no tiene noticia por parte de la administración regional de ningún convenio de este tipo, ni de otrosimilar.

Las organizaciones ven extraño que, tras destinar el Gobierno de Cantabria durante todo 2011 y lo que va de 2012 cero euros a las convocatorias públicas a las que tienen acceso las ONG así como, entre otras políticas sociales, a la Sanidad pública, las administraciones vayan a destinar ahora los fondos necesarios para cubrir los tratamientos y los servicios que se han de prestar a estos enfermos y pretendan además que sean ellas quienes se ocupen de gestionarlos.

DEFENSA DE LA SANIDAD PÚBLICA, UNIVERSAL, GRATUITA Y DE CALIDAD

La Coordinadora Cántabra de ONGD muestra su profunda preocupación ante esta decisión, que supone derivar a personas enfermas de cáncer yde VIH a la beneficencia, en lugar de asumir el Estado sus obligaciones, suponiendo un retroceso de más de 25 años en los derechos garantizados por la Ley General de Sanidad de 1986 y la Constitución Española. A su vez, tildan la medida de inviable desdeun punto de vista sanitario y dudoso en aspectos legales como el de la dispensa de los medicamentos necesarios.

Pero, sobre todo, esta política es contraria a los principios de estoscolectivos en defensa de una Sanidad pública, universal, gratuita yde calidad, dado que se crearía un sistema paralelo y excluyente en el que no creen que quieran participar y piden a las administraciones que empleen esos fondos que iban a conveniar con las ONG en mantener la cobertura sanitaria de los inmigrantes dentro del sistema naciona lde salud, al cual no pueden reemplazar.

Recuerdan a su vez que, según los estudios, los inmigrantes consumen de media menos recursos sanitarios que los ciudadanos españoles y que, aun aquellos en situación irregular, contribuyen al sostenimiento de esta economía que quiere excluirles con los impuestos indirectos que pagan, como el IVA.

Las ONGD alertan de que la decisión del Gobierno de España de dejar sin tarjeta sanitaria a 150.000 personas en situación irregular tendrá gravísimas consecuencias, como el más que previsible colapso de los ya saturados servicios de urgencias hospitalarias y la proliferación de enfermedades como el VIH/SIDA o la tuberculosis, al no ser convenientemente tratadas, lo que hará que aumente el gastosanitario de tal modo que convierta en inútil el ahorro de 240 millones calculado.

X