PREMIO ALBERTO PICO A LOS VALORES SOLIDARIOS AL PROGRAMA VACACIONES EN PAZ

El premio fue entregado por el Alcalde de Santander, Iñigo de la Serna, a la Delegada saharaui en Cantabria Mueina Chejatu, acompañada por las dos asociaciones que gestionamos actualmente el programa en nuestra comunidad, Cantabria por el Sáhara y Alouda Cantabria y un buen número de los niños y niñas saharauis participantes en el programa y sus “hermanos y hermanas” de acogida, que antes de subir al escenario disfrutaron de una merienda invitados por el Festival. En nuestra intervención, dedicamos el premio a nuestra compañera Maite, a las organizaciones que desde hace más de 20 años han gestionado el programa en Cantabria (Interpueblos-Comité de Solidaridad con los Pueblos 1995/1996, Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui 1997/2000, Asociación Pasiega de discapacitados 2001/2002, Cantabria por el Sáhara 2003/2016 y Alouda Cantabria 2015/2016), a las familias que desde 1995 han acogido a cientos de niños y niñas saharauis y a todos los hombres y mujeres saharauis que desde sus respectivas instituciones, ya sea en las Delegaciones en España o en los Campamentos de Tinduf, hacen posible que miles de pequeños puedan salir cada verano del infierno de la hamada argelina para disfrutar durante dos meses de unas vacaciones en paz. Por eso, para reconocer esa ingente tarea, desempeñada con gran eficacia a pesar de las precarias condiciones en las que la llevan a cabo y de la que solo se suele hablar cuando algo falla, de común acuerdo con la Delegación saharaui y Alouda Cantabria, hemos decidido que el premio se deposite en la sede del Ministerio de la Juventud, contraparte local del proyecto y soporte fundamental del mismo. Además de agradecer la concesión al Ayuntamiento de Santander y al Festival Intercultural, expresamos nuestro orgullo por recibir un premio que lleva el nombre de Alberto Pico, figura entrañable y querida que personificó los valores de la solidaridad y el compromiso con los más desfavorecidos y manifestamos nuestro deseo de que sirviera de escaparate para mostrar la injusta situación que padece el Pueblo Saharaui y para que los menores que nos acompañaban en el escenario no tuvieran que volver a visitarnos como refugiados. En el capítulo de dedicatorias, tampoco nos olvidamos de las instituciones públicas y privadas, asociaciones, centros educativos, …, que con sus aportaciones contribuyen a la financiación del programa y con quienes colaboran con nosotros año tras año para que cada verano se convierta en una experiencia inolvidable.

X