Todos los partidos valoran positivamente el Plan de Cooperación para el Desarrolo de Cantabria

Los grupos parlamentarios no han planteado propuestas de resolución al documento, presentado este jueves en la Comisión de Educación, Cultura y Deporte de la Cámara por el consejero del ramo, Francisco Fernández Mañanes, que ha estado acompañado por el director general de Cooperación al Desarrollo de la Comunidad, Jorge Gutiérrez. En su intervención, el responsable del área ha desgranado ante los parlamentarios el plan, aprobado hace mes y medio por el Consejo de Gobierno, y que sucede al primero, que estuvo vigente de 2009 a 2012. Este segundo, elaborado por el Consejo Cántabro de Cooperación, es “integral e integrador”, y tiene además especial sensibilidad con la igualdad, con el fin de paliar las consecuencias de la discriminación por razón de sexo que sufren las mujeres de los países más empobrecidos.Así, en su evaluación se integrará por primera vez la perspectiva de género, como ha destacado Fernández Mañanes tras repasar los bloques y ejes del documento, y después de expresar su solidaridad con el pueblo palestino ante el “cruel”, “largo” y “enquistado” conflicto que atraviesa, palabras con las que ha empezado su comparecencia. El consejero del ramo ha indicado que el plan, abierto y flexible, es el “documento estratégico” para planificar las políticas de cooperación al desarrollo durante los próximos cuatro ejercicios, y se ha configurado además como una “herramienta” que define las políticas de cooperación en la región, también útil para otras administraciones, entidades, organizaciones, etcétera, es decir, para el conjunto de agentes de cooperación. El fin último es “resituar” la cooperación de Cantabria en la agenda global “con un compromiso político a medio y largo plazo, derivado de un consenso de todos los estamentos institucionales, políticos y sociales”, ha apuntado el consejero. El texto se rige por los principios de coherencia, promoción del desarrollo humano sostenible, solidaridad y coordinación, con la idea de avanzar en los restos establecidos en la materia, aumentando la eficacia, eficiencia, coherencia, e impacto real de las políticas y medidas que se adopten en la materia, desde en un enfoque basado en los derechos humanos, la equidad y empoderamiento de las mujeres y la sostenibilidad ambiental. Algo que han valorado los portavoces de todos los grupos, los de los dos que sustentan al Gobierno (PRC y PSOE) y los tres de la oposición (PP, Podemos y Cs). El diputado de este último partido ha considerado “clave” el consenso alcanzado en el documento, así como se haya incluido una evaluación y seguimiento del mismo. Por su parte, la parlamentaria y portavoz de Podemos, Verónica Ordóñez, ha resaltado el “impecable” trabajo realizado que ha desembocado en un “muy buen plan”, que va a suponer “un gran avance” en la cooperación al desarrollo, según ha vaticinado, al tiempo que ha reconocido el “esfuerzo” presupuestario realizado. Los representantes del PRC y PSOE, Matilde Ruiz y Víctor Casal, han contrastado el actual plan, que ven “muy participativo, realista y consensuado”, con la legislatura pasada, en la que la cooperación al desarrollo quedó relegada a la “mínima expresión”, ya que fue “condenada a la irrelevancia”, según ha lamentado el socialista. Mientras, la regionalista ha afeado al PP la ausencia de “diálogo” entre 2011 y 2015 con el Consejo de Cooperación, que “sigue siendo el patito feo del presupuesto” en España. Por eso, ha pedido que este plan, “gobierne quien gobierne, tiene que tener continuidad”. Por su parte, el diputado del PP Iñigo Fernández ha aludido a la crisis y ha apuntado al respecto que “cuando la economía se hunde, empobrece la solidaridad y limita las políticas” en esta materia. Por eso ve que ahora “sí hay una apuesta” por la cooperación, opero también “hay otros recursos”. En este punto, ha planteado la posibilidad de que se incorpore la iniciativa privada a la pública. En cuanto al plan, los principios rectores del mismo son, según ha desgranado el consejero, la coherencia en las políticas; la promoción del desarrollo humano sostenible; la solidaridad; y la coordinación y responsabilidad compartida para consolidar vínculos estables y sólidos a largo plazo entre el conjunto de agentes de cooperación de Cantabria. Los objetivos transversales son el enfoque basado en derechos; la equidad y el empoderamiento de las mujeres; y la sostenibilidad ambiental. Como prioridades geográficas figuran en América del Sur Bolivia, Perú, Colombia y Ecuador; en el Mediterráneo y Magreb, la población saharaui, Palestina, Marruecos; en el Africa subsahariana, los países en los que haya cooperación a medio plazo, así como un vínculo especial con Cantabria; y en Centroamérica y Caribe, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Haití, Republica Dominicana y Cuba. Por su parte, las prioridades sectoriales se formulan desde varios ejes -personas como titulares de derechos, gobernanza democrática y derechos humanos, desarrollo económico y social sostenible, y eje medioambiental- y cada uno de ellos incorpora sus estrategias y objetivos operativos correspondientes. Por último, el plan recoge un apartado especial destinado a la educación para el desarrollo.

X